ILUSTRÍSIMA, VENERABLE Y ANTIGUA HERMANDAD Y COFRADÍA DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO,
SANTÍSIMO CRISTO DE LAS ALMAS,
NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ Y ÁNIMAS BENDITAS

IGLESIA PARROQUIAL DE SANTIAGO EL REAL Y DE REFUGIO
JEREZ DE LA FRONTERA

martes, 27 de julio de 2010

"Apuntes sobre la Hermandad Sacramental de Santiago"

Artículo extraído de la 'Revista de Las Glorias' 2010


Antonio de la Rosa. La importancia de las Hermandades Sacramentales en nuestra ciudad se remonta a varios siglos de existencia. Desde hace unos años vuelven a estar en auge con numerosas procesiones tras el Corpus de la Catedral. A las tradicionales de Minerva del Santo Crucifijo, Candelaria en la barriada de la Plata o el Corpus Chiquito de la Catedral, se han ido uniendo las Viñas, San Marcos o la de la parroquia de los Dolores. Citar también los cultos que realiza la Hermandad del Desconsuelo, Adoración Nocturna con sede en la capilla de los Remedios o la exposición del Santísimo todos los días en la iglesia de la Santísima Trinidad.

A esto hay que unir el resurgimiento de la Hermandad Sacramental de Santiago con la llegada de Monseñor Juan del Río, que después de algunas décadas de letargo ha vuelto a resurgir con fuerza y prueba de ello fue el estreno este año del estandarte en la procesión del Corpus, obra del bordador Jesús Rosado con orfebrería de Villarreal.

Sería difícil, por falta de espacio en estas páginas, resumir el devenir histórico de esta Hermandad. Durante el siglo XX, se puede encontrar en las páginas de la prensa local, numerosas crónicas y actos que señalaban el poder de convocatoria del que disponía, en especial en sus cultos. También es digno de reseña su patrimonio, solo señalar una pincelada sobre la custodia procesional, recogida en la Guía de Jerez Artística y Monumental de Pablo Pomar y Miguel Ángel Mariscal, donde nos indica que es obra del orfebre de origen italiano establecido en nuestra ciudad en la segunda mitad del siglo XVIII Juan Bautista Costella. Está realizada en plata sobre dorada y cuenta con engastes de esmeraldas, rubíes, topacios, diamantes y perlas. Tiene 130 centímetros de altura y fue realizada entre los años 1791 y 1793.

Cuenta con una peana en forma de corona de la que surge un vástago sostenido a media altura por dos ángeles; sobre él se dispone el viril rodeado de un doble sol. Prueba de lo dicho se deduce en la crónica de la procesión del periódico La Voz del Sur del 27 de mayo de 1964, confirmando mi introducción: "En la mañana del domingo celebró sus solemnes cultos anuales, la Hermandad del Santísimo Sacramento de la iglesia parroquial del Señor Santiago el Real y de Refugio. Comenzaron estas a las ocho y media de la mañana, en que se puso en marcha la procesión con el Santísimo Sacramento, partiendo de la iglesia filial de la Victoria, a la que abría marcha la banda de cornetas y tambores de la Cruz Roja, seguidas de la Cruz Parroquial y largas filas en las que formaban los Colegios y caballeros. Al centro de la procesión figuraban las distintas asociaciones que radican en la parroquia o templos de la feligresía: Juventud masculina de la Medalla Milagrosa, Juventud Propagandista de la Patrona de Jerez, Real Militar y Celeste Esclavitud, Hermandades del Santísimo Cristo de la Defensión, Buena Muerte, de Nuestra Señora de la Soledad, del Prendimiento y de Nuestra Señora de la Piedad. A continuación una lucida representación de las Sacramentales de Jerez de las parroquias de Nuestra Señora de las Viñas, Santa Ana, San Marcos y San Miguel con sus estandartes e insignias y la Hermandad Sacramental de Santiago en pleno portando sus cofrades cera roja, cerrando la presidencia con la Mesa de la Hermandad integrada por el Hermano Mayor, don Manuel María González Gordon, y oficiales don Juan Camacho García Ledesma, don José Luis Díez Serra, don Fernando de Domecq y Rivero, don Javier Vergara y Gordon, y el cura párroco y presidente nato de la Hermandad, doctor Guerra González.

Seguía el cortejo de Ciriales y turiferarios con el pertiguero, precediendo a la Carroza del Santísimo que en su antigua y valiosa Custodia iba colocada bajo el rico palio dieciochesco propiedad de la Hermandad y adornado con exquisito gusto, claveles y gladiolos blancos, estrenando dicha carroza en el presente año el rico faldón de tisú de plata y magnífico moldurón de plata de ley artísticamente cincelado obra del orfebre sevillano Villarreal, del que pendía lazo de crespón negro, en el frontal del paso, en señal de luto por el que fue celoso y antiguo cofrade don Juan Navarro Huelves (q.s.g.g.). Rodeaban la carroza los PP. Franciscanos del Colegio de Nuestra Señora de Regla de Chipiona y tras ella marchaba lucido cortejo de capellanes y de preste acompañado de vestuarios el capellán de la Prisión del Partido.

Seguía la presidencia oficial integrada por el representante de la autoridad militar, representaciones, a los que acompañaba don Vitalio Coloma García, en representación de la Mesa de la Hermandad, desfilando a continuación la Banda Municipal y cerrando el cortejo una sección con bandera y banda de música del Regimiento de Artillería número 74, que rindió al Santísimo los correspondientes honores. La procesión recorrió las distintas calles del itinerario que estaban bellamente engalanadas y se reintegró a la Victoria a cuya entrada tuvo lugar la función principal de Instituto que ofició asistido de vestuarios el cura párroco, estando el panegírico a cargo del prior del Convento del Carmen, reverendo P. Fr. Clemente María Cardador Cobos, que glosó bella oración eucarística, subiendo al Ofertorio la Hermandad al Presbítero para el Acto de Protestación de Fe y renovación de votos marianos. Terminaron los cultos con la Bendición Eucarística y Reserva de Su Divina Majestad, cantándose el Himno del Congreso Eucarístico".

Por aquellas fechas, la Hermandad residía en la iglesia de la Victoria, al encontrarse Santiago cerrado por obras, y el recorrido de la procesión era el siguiente: Por vera, Ancha, Plaza de Santiago, Oliva, Plaza San Juan, Chancillería y Por vera. Como hemos visto en la crónica era muy numerosa la representación que acompañaba al cortejo. Un año antes, el periódico Ayer del 11 de junio de 1963 refleja otra nutrida presidencia integrada por el capitán don Santiago Alba en representación del señor coronel del Regimiento de Artillería número 74, don Lázaro Arvar Carrasco, por la Comisaría de Policía, don Ambrosio Yuste Casal, por la Administración de Correos y don Lorenzo Rodríguez Rosado por las Conferencias de San Vicente de la parroquia.