ILUSTRÍSIMA, VENERABLE Y ANTIGUA HERMANDAD Y COFRADÍA DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO,
SANTÍSIMO CRISTO DE LAS ALMAS,
NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ Y ÁNIMAS BENDITAS

IGLESIA PARROQUIAL DE SANTIAGO EL REAL Y DE REFUGIO
JEREZ DE LA FRONTERA

domingo, 15 de noviembre de 2015

La importancia de nuestros Cultos de Ánimas


Lenta y pausadamente, pero gracias a Dios, de manera incesantemente constante, son cada vez más cuantos conocen que existe en Jerez una hermandad especial y distinta por su carácter neta y puramente eucarístico, como es la popularmente conocida como 'Hermandad Sacramental de Santiago' -establecida actualmente en el templo de la Victoria, sede parroquial del Sagrario desde el cierre hace diez años de la señorial iglesia dedicada a la advocación del Patrón de España- que cuenta además en su título con la dicha de ser también 'Hermandad de Ánimas Benditas', esto es, una corporación que tiene entre sus principales obligaciones, la de aplicar obras de misericordia por todos los Fieles Difuntos.

Un hecho éste, que al igual que ocurre con la etapa de ostracismo que vive el culto al Señor Sacramentado, se encuentra en claro declive, provocada entre otras razones esta circunstancia, por el despegue casi absoluto de nuestra sociedad actual hacia todo lo relacionado con la muerte, desde su consideración más puramente terrenal, hasta la asimilación de ésta como el obligado tránsito entre la vida regalada a los hombres por el Altísimo, y la Vida Eterna en la que todos resucitaremos al final de los días.

Precisamente, es en este aspecto fundamental, donde radica la verdadera importancia del culto a los Fieles Difuntos, ya que, a la hora de buscar el sentido absoluto a los sufragios que aplicamos por el Eterno Descanso de sus Almas, debemos conocer -como acertadamente señala Jesús Luengo Mena en su último artículo sobre la materia- "..nadie puede ser recibido en la amistad e intimidad de Dios, si antes no se ha purificado de las consecuencias personales de todas sus culpas; así, la Iglesia llama Purgatorio, a esta purificación final de los elegidos."

He aquí de donde proviene la ancestral, a la vez que piadosa costumbre, de que la comunidad de fieles aplique sufragios por quienes ya nos faltan, y he aquí donde radica igualmente el sentido último a los cultos que un año más, en el mes de noviembre, la Ilustrísima, Venerable y Antigua Hermandad y Cofradía del Santísimo Sacramento, Ánimas Benditas, y Nuestra Señora de la Paz, dedica a todos los que ya marcharon de este mundo anhelando la llegada a la Morada del Padre, como súplica insistente a Dios para que tenga misericordia de ellos, los purifique con el fuego de su Caridad y los introduzca en el Reino de la Luz Perpetua.

Pero además, y buceando aún más en el significado de esta Hermandad de Ánimas, no podemos vivir de espaldas a una circunstancia especial que subyace en el título de la corporación, ya que al ser la 'Sacramental de Santiago' una hermandad con este carácter, esto supone que todos los cofrades ya fallecidos que han sido hermanos de la misma a lo largo de los años, desde su origen primitivo hasta la actualidad, han pasado a convertirse en titulares de la cofradía, compartiendo este privilegio con el mismo Cristo Sacramentado, y con su Excelsa Madre, María Santísima. Ellos, pero también, todos los nacidos y fallecidos en la historia del Hombre, desde la primera gota de vida hasta las más recientes pérdidas, como las tristemente conocidas tras los atentados terroristas de París.

Una dicha gozosa con la que cuentan sin duda todos los que forman parte de esta realidad, y a la vez una responsabilidad de envergadura casi incomprensible desde la torpeza de la razón humana, que no obstante provoca un año más el deseo de compartir las tres Misas de Sufragio de Ánimas que dan forma al triduo de noviembre, los días 18, 19, y 20, con cuantos al abrigo del personal recuerdo de los que ya no están, deseen compartir silenciosa y calladamente, un rato de sosegada oración, en el misterio Divino de la Eucaristía.

Hermandad Sacramental de Santiago.
Noviembre de 2015.